Balance de violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al DIH enero - junio de 2016 Revista Noche y Niebla No 53

El número 53 de la revista Noche y Niebla correspondiente al periodo enero - junio de 2016 recoge una amplia y preocupante cantidad de casos que muestran y llaman la atención sobre la "la brutalidad policial y militar, particularmente la incorregible criminalidad del ESMAD o Escuadrón Móvil Anti Disturbios. Acuden, por principio a disolver las protestas sociales, la inmensa mayoría de carácter pacífico, y hacen gala de los métodos más brutales. No escapan a ello los mismos funcionarios del Estado, como se evidenció en las protestas del sector judicial en las cuales no se respetó a funcionarias ancianas que fueron arrojadas violentamente al piso y despojadas de sus zapatos, ni a mujeres embarazadas o recién sometidas a delicadas cirugías. La Minga Agraria, Indígena, Étnica y Popular o el Paro Camionero, dieron ocasión de exhibir nuevamente sus métodos brutales de agresión. Las marchas estudiantiles e incluso las marchas por la paz, así como las manifestaciones sindicales, indígenas y campesinas arrojaron saldos de muertos y heridos que multiplican el dolor de patria, sobre todo cuando se mira en detalle el desarrollo de las agresiones y se comprende compasivamente la impotencia de quienes han salido a mendigar justicia arriesgando su propia seguridad y su propia vida y terminan conducidos en camillas ensangrentadas a los hospitales y clínicas o en humildes cajas de madera hacia los cementerios. Pero la brutalidad policial no respeta siquiera el trauma de los dolientes y acude con cámaras, vehículos de vidrios polarizados y armas amenazantes a merodear las ceremonias exequiales, como ocurrió en Madrid cuando despedían a Miguel Ángel Barbosa, o en Soacha, cuando la madre de Klaus Stiven Zapata identificaba el sitio de su martirio". Leer revista completa [PDF]


Revista Noche y Niebla 52

Publicación del Banco de Datos de Derechos Humanos y Violencia Política del CINEP/PPP que sistematiza, documenta y presenta los casos más graves conocidos de violaciones a los Derechos Humanos, infracciones graves al DIH y casos de violencia Socio-política con autor desconocido durante el periodo julio - diciembre de 2015

Descargue PDF de la revista Noche y Niebla No 52




El CINEP/Programa por la Paz y el Banco de Derechos Humanos y Violencia Política ven con preocupación las sistemáticas violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario en Colombia y alertan sobre el riesgo que representa para la vida y la garantía del derecho a defender el aumento de las amenazas de grupos paramilitares en contra de líderes sociales y defensores de DD.HH. Asimismo, advierten sobre la continuidad de los “falsos positivos” y llaman la atención sobre las coincidencias encontradas entre violaciones de los derechos humanos y los territorios indígenas, tal como ocurre en el Cauca en donde son evidentes los conflictos causados por el accionar paramilitar y la concentración de la tierra.


Descargue en PDF el Informe 2015 sobre la situación de Derechos Humanos y DIH en Colombia


¿Por qué defender los Derechos Humanos?

La Integridad de la Vida

Usted tiene derecho a defender sus derechos. Este es un principio básico. Y básico quiere decir que no depende ni de códigos, ni de instituciones, ni de leyes. Si uno no tuviera ese derecho de defenderlos, nuestros derechos no existirían.

Revista Noche y Niebla No 51




Descargar revista Noche y Niebla No 51 [PDF]

LA PAZ EN COLOMBIA ESTÁ AMENAZADA

El Centro de Investigación y Educación Popular / Programa por la Paz (CINEP/PPP) y el equipo Derechos y Violencia presentan este documento que recoge información contenida en la revista Noche y Niebla N° 51, correspondiente al semestre enero – junio de 2015. 

Noche y Niebla es una publicación del Banco de Datos de Derechos Humanos y Violencia Política que busca recaudar, sistematizar y difundir información sobre las violaciones más graves a los derechos humanos, en un esfuerzo por reducir la vulnerabilidad de las víctimas ya que el desconocimiento de lo que ocurre blinda a los victimarios frente a toda eventual censura y garantiza la continuidad de los crímenes. 

En esta oportunidad y a propósito de la presentación pública de este nuevo número de la revista manifestamos nuestra preocupación ante el incremento de las amenazas por parte de grupos paramilitares en contra de líderes sociales, campesinos y organizaciones de derechos humanos que trabajan por la paz en Colombia; así como por los conflictos causados por la política minero-energética en el país.

Leer informe  completo

Trujillo, la fuerza de la memoria

Por: María del Pilar Quiñones

 

Sólo le pido a Dios

Que el dolor no me sea indiferente

Que la reseca muerte no me encuentre

Vacía y sola sin haber hecho lo suficiente

Sólo le pido a Dios

Que lo injusto no me sea indiferente

Que no me abofeteen la otra mejilla

Después que una garra me arañó esta suerte

Sólo le pido a Dios

Que la guerra no me sea indiferente

Es un monstruo grande y pisa fuerte

Toda la pobre inocencia de la gente

Es un monstruo grande y pisa fuerte

Toda la pobre inocencia de la gente”

(León Gieco)

 

Entrar a la casa de la memoria de Trujillo, Valle del Cauca se dio en medio de la música y la alegría. Se escuchaba la marimba en la distancia, mientras gran cantidad de personar deambulaban por la casa.  La casa de la memoria estaba llena de vida, de ruido por el movimiento continuo de la gente. Las personas deambulaban leyendo los cuadros y relatos de la tragedia que hace 25 años azotó al municipio.

Llegar a la casa implicó el esfuerzo de subir una pendiente, de sudar para encontrar un lugar refrescante que bullía en animo y en disposición para empezar el día.  

Se sentía un ambiente de fiesta, todos preparándose para el recorrido. Era una conmemoración de los hechos trágicos que se vivieron, pero también era un clamor por la vida, por la lucha continúa en contra de la violencia y el olvido. La expectativa frente a lo que iba a pasar se sentía en el aire, jóvenes, adultos, acianos y niños se unían para clamar por la memoria. En un murmullo constante que iba tomando forma, nos encontrábamos todos esperando el inicio del recorrido. Estábamos en el lugar preciso, en el momento justo. Aguardando la señal para comenzar a caminar por la memoria de lo sucedido, a recordar invocando al pasado en el ejercicio de movernos en grupo, como un solo cuerpo.   

Distribuir contenido